Trabajadores del Cobre llaman a la unidad para enfrentar transformación de Chuquicamata

Como es de conocimiento generalizado, la Corporación Nacional del Cobre está ejecutando el plan de transformación que hará pasar de la mina a rajo abierto más grande del mundo a una moderna subterránea  para aumentar la vida útil del yacimiento por cerca de 40 años.

Ante este escenario, la Confederación de Trabajadores del Cobre (CTC), en conjunto con Dirigentes de Codelco Chuquicamata, Red de Mujeres El Loa, Movimiento Ciudadano de Calama, Federación Nacional de Pobladores (FENAPO), Coordinadora Rio Loa y la Madre Tierra, y la Central Unitaria de Trabajadores (CUT) Provincia El Loa declararon públicamente en una conferencia de prensa el día de hoy sobre el inminente cierre de la mina Chuquicamata a Rajo Abierto y el impacto negativo que ocurrirá en la Ciudad de Calama.

Lo que implica la transformación de Chuquicamata

Los trabajadores denuncian que Codelco no ha considerado en los planes y políticas de transformación la opinión de los sindicatos tanto de planta como contratistas, enfrentándose a un panorama de “imposiciones”, como lo catalogaron desde la CTC y CUT.

El año 2012 Codelco produjo 450 mil toneladas de cobre fino, mientras que este año su producción apenas se acercará a las 280 mil, proyectando 35 mil para el año 2021 terminando así el proceso de cierre de faenas del rajo. En este contexto, no sólo se perderán más de 2 mil puestos de trabajo del personal de planta, sino además miles de puestos laborales de contratistas que actualmente desarrollan faenas de proveedores y operadores de explosivos, servicios de apoyo, mantenimiento, transporte, alimentación, aseo, entre otros.

José Mardones, presidente de la CUT El Loa, declaró que “En los planes de Codelco, no figura la creación de puestos de trabajo en la subterránea puesto que contará con trabajadores que llegarán desde las demás regiones del país, proyectando un sistema de turnos 7×7 de 12 horas diarias (…) En definitiva, Calama perderá dentro de los tres próximos años alrededor de 4.500 puestos de trabajo afectando directamente a la ciudad de Calama y la II región. Todos sus planes y políticas no cuentan con la participación de los trabajadores y la ciudadanía”.

Manuel Ahumada, presidente de la CTC, denunció que “Codelco tiene que cambiar su política de relaciones laborales y de relaciones con la comunidad para poder generar un desarrollo comunitario en pos de las mayorías y no del uno por ciento más rico del país. Hoy vemos cómo las políticas de la Administración atentan contra la principal misión de Codelco: Ser la principal empresa del Estado, el sueldo de chile, que mejore las condiciones de vivienda, salud y educación. Estamos viendo cómo hay una forma solapada de privatización de Codelco y empobrecimiento de nuestro país”.

Unidad de trabajadores contratistas y planta

La conferencia que contó con la participación de sindicatos de planta del yacimiento y distintas organizaciones comunales, junto con exigir pronunciamiento a los parlamentarios, consejeros regionales, alcaldes y concejales de la región, llamó a la unificación de la comunidad, a través de los sindicatos y organizaciones sociales y comunitarias de Calama para enfrentar lo que se avecina.

“Al nosotros poner nuestro foco en cuidar la empleabilidad de nuestra gente, también tenemos puesto el foco en salvar Calama. La actual Administración no ha sido capaz de maximizar los egresos que entrega al Estado, y menos ha sido capaz de cuidar a los trabajadores y dialogar con las dirigencias sindicales”, expresó Liliana Ugarte, Presidenta del Sindicato N°2 Codelco Chuquicamata.

“Por cada un trabajador de Codelco que se tenga que retirar de Codelco, cuatro son los contratistas que quedarán fuera. Esta es la realidad que vamos a enfrentar, y por lo mismo llamamos a la más completa unidad de los trabajadores y trabajadoras, de los sindicatos y organizaciones sociales para salvar Chuquicamata y Calama, para velar por los intereses de la clase trabajadora y nuestras familias”, explicó Rolando Milla, Presidente del Sindicato N°3 Codelco Chuquicamata.

“Es una buena señal que como ciudadanos de Calama nos demos cuenta del  impacto que generarán los despidos masivos en Codelco, impacto social que va no solo afectará a las familias calameñas, sino también al comercio, transporte, servicios públicos en general. Este un problema transversal, y por lo mismo es urgente enfrentarlo de manera unida en la unidad como ciudadanos, solo de esta manera conquistaremos nuestras legítimas demandas por el bienestar de nuestra comunidad”, manifestó David Bernal, vicepresidente del Sindicato N°1 Codelco Chuquicamata.

Finalmente, Alberto Muñoz, director del Sindicato N°1 Codelco Chuquicamata, declaró que “No más a los traicioneros de los distintos partidos politicos, que está afectando directamente a Calama, afectando a más de 1.700 familias de Codelco, mas de 2.500 trabajadores de empresas colaboradoras. Lamentablemente las personas que gobiernan este país no quieren entender que los trabajadores queremos levantar nuestra ciudad de Calama. Llamamos a estar alerta como comunidad ante esta situación”

También te podría gustar...